Gestación en perras y gatas

En el momento que sabemos (o sospechamos) que nuestra pequeña peludita trae nuevas vidas en su vientre nos emocionamos y asustamos por igual, porque…¿qué cuidados necesitará ahora? ¿qué pruebas debemos realizar? ¿cuánto dura? ¿cómo será el parto? ¡Bueno chic@s tranquilidad! Quedaros conmigo que os resolveré todas vuestras dudas.

Generalidades

En el caso de las perras debemos saber que tienen de media un par de celos al año, y si se produce la monta en el momento adecuado, aproximadamente a los 2 meses (entre 58 y 68 días) tendremos toda una camada lista para nacer. Las gatas, en cambio, son una especie que tienen ovulación inducida, y eso significa que cada vez que hay una monta se produce una ovulación por lo que es más que fácil que se queden embarazas. También en las gatas el parto tendrá lugar aproximadamente a los 2 meses tras la monta. El número de cachorros es variable en ambas especies según raza, edad, etc. pero puede ser desde solamente uno, ¡hasta más de 10!

Cómo saber si tu perra o tu gata está embarazada

Pues la verdad que los signos externos son similares a los de las personas; a partir de la 3a-4a semana podrás notarle una ganada de peso, aumento del tamaño de las mamas, pezones de color más intenso, que esté más apática, flujo vaginal variable, etc. Pero para estar 100% seguros de que efectivamente hay un embarazo, y de que transcurre normalmente, es INDISPENSABLE, acudir al veterinario de confianza.

Lo primero que nos preguntáis siempre a los veterinarios es si existe test sanguíneo o de orina, igual que las personas. El tema es que las perras no tienen Hormona Coriónica Específica (como las humanas o las yeguas) y las hormonas que se miden son poco fiables, y solamente a partir del día 21 de gestación. Además, no dan información del número de cachorros ni de la viabilidad de éstos, o bien del estado del útero y de la madre.

Para tener un correcto diagnóstico se debe realizar una ecografía abdominal a partir del día 25 de la monta. Sí que es cierto que a partir del día 21 de la monta, pueden empezarse a observar las vesículas, pero para asegurarnos, y no pagar una prueba en vano, os recomiendo esperar al día 25. Le ecografía nos permitirá evaluar la viabilidad de los cachorros, valorar el latido cardíaco y realizar las mediciones pertinentes para atinar con la fecha probable de parto (FPP). No obstante, no nos sirve para determinar el número de cachorros puesto que la ventana ecogénica es pequeña, y se entrecruzan unos con otros, siendo imposible realizar un conteo certero.

Quiero remarcar que en caso de que se trate de un embarazo NO deseado, hay opciones abortivas, por lo que si sospecháis que han montado a vuestra perra o gata, y no queréis una camada, es importante acudir igualmente a vuestro veterinario para que diagnostique la gestación lo antes posible y os ofrezca la opción de abortar.

Controles a realizar a una perra o gata embarazada

Antes de la monta es necesario asegurarse de que está al día de todas sus vacunas así como desparasitaciones y de que su estado de salud está perfecto. Una vez confirmado el embarazo, es recomendable realizar un análisis de sangre a la 4a semana de gestación aproximadamente. Se realizará también, cómo hemos dicho ya, una ecografía los 21-25 días de la monta, y, si todo está dentro de la normalidad, se realizará otra ecografía además de una radiografía a los 46-50 días de gestación. Y no, no pasa nada por realizar la radiografía, os lo explico; la radiografía será perjudicial para los fetos en la etapa de organogénesis (es decir, en el momento en el que se están sintetizando los órganos del animal) y ésta se da en el primer tercio de la gestación. A partir de aquí, las radiografías no perjudicarán a los fetos (almenos no más de lo que perjudicará a la madre).

En esta segunda ecografía, volveremos a valorar el latido de todos los cachorros, nos aseguraremos de que no se ha producido un aborto espontáneo de ninguno de ellos, y comprobaremos el estado de la matriz. La radiografía, en cambio, arrojará luz sobre otros asuntos MUY importantes; podremos realizar el conteo para saber con mucha seguridad el número de cachorros que vienen, así como el tamaño de sus cráneos respecto a las caderas de la madre, y así saber si hay riesgo de distocia y si es necesario programar una cesárea.

Imágenes cedidas por Clinica Veterinaria Dr. Santi Ribell

Distocia quiere decir que hay una incongruencia entre el cachorro y la madre; o bien el cachorro no se posiciona bien en el momento del parto, o bien éste es demasiado grande para el tamaño materno. ¿Cuándo es más probable que esto suceda?

  1. Si el tamaño del padre es mucho más grande que el de la madre.
  2. Si solamente vienen 1 ó 2 cachorros; al venir tan pocos tendrán un espacio ilimitado para crecer, lo que hará que se vea dificultado su paso por el canal del parto.
  3. Algunas razas, por particularidades en la forma de su cráneo, tendrán más posibilidades de quedarse atascadas en el canal del parto; básicamente TODOS los braquicéfalos (pugs, bulldogs, bóxers, gatos exóticos, persas…).
  4. Hembras con sobrepeso.
Cachorros de bulldog francés nacidos por cesárea. Imagen de Vetropía.

En el caso de que se presente un aborto espontáneo, deberá valorarse la necesidad por parte del veterinario, de prescribir un tratamiento antibiótico para evitar infecciones en el útero. También será necesario realizar ecografias semanales para asegurarse de que los demás cachorros siguen sanos. Hay algunas infecciones que pueden provocar abortos repetidamente (por ejemplo el herpesvirus).

Cuidados de una hembra gestante

Tanto si es una perra o una gata, va a necesitar ciertos cuidados:

  1. Ejercicio: No debe ser forzada a realizar ejercicio extremo (por ejemplo footing, o salir en bicicleta), no obstante, DEBE seguir realizando paseos diarios; igual que en las mujeres conviene que lleguen con un peso adecuado y fortalecidas al momento del parto. En el caso de las gatas outdoor, se recomienda que permanezcan en casa hasta después del parto.
  2. Desparasitaciones: se pueden desparasitar en ciertos momentos y con algunos productos durante la gestación, para así prevenir que los cachorros nazcan parasitados, pero debe ser prescrito por el veterinario habitual.
  3. Medicaciones: no debe administrarse NINGÚN fármaco a la gestante sin el permiso de vuestro veterinario de confianza.
  4. Alimentación: hasta más o menos los 21 días de gestación no deberían empezar a coger peso, de hecho igual que nosotras, pueden presentar náuseas matutinas las primeras 3 semanas, así que no conviene modificar la alimentación al principio. No obstante, a partir de la semana 3, debe modificarse la dieta poco a poco; hacer una transición a pienso para CACHORROS, sí sí, cachorros. ¿por qué? pues porque ese pienso lleva el extra en grasa, nutrientes y minerales que va a favorecer a la mamá para poder afrontar el gasto calórico que supone crear tantas vidas. Además, se recomienda subir la ración entre un 25 y 50% el último mes de gestación según la hembra y el número de cachorros, tu veterinario te sabrá orientar en los gr de comida diarios.
  5. Agua: no olvides asegurarte que tiene siempre agua a su disposición. Es posible que tu pequeña tenga más sed, así que no te descuides con llenar el bebedero a menudo.
  6. Eclampsia: pues sí, ellas también pueden sufrirla. Las perras tienen mucha más tendencia que las gatas, pero ambas especies pueden padecer esta patología. Puede estar asociada a una alimentación incorrecta por desbalance de electrolitos y nutrientes. Los síntomas que podéis detectar en vuestra pequeña mami son nerviosismo, temblores, espasmos, pérdida de conocimiento… ACUDE DE URGENCIAS si crees que identificas estos síntomas, ¡puesto que la futura mamá y los cachorros podrían morir!

Construye un nido

La futura mamá, cuando se aproxime el momento del parto, va a estar más relajada si tiene un sitio al que acudir en caso de que lleguen los pequeños y pequeñas. Por ejemplo, una caja de cartón con muchas mantas, o una cama tipo cestita les puede ayudar a sentirse más relajadas cuando llegue el momento. Recuerda que el nido debe estar libre de corrientes de aire, en una zona calentita de la casa, a poder ser cerca de un radiador, y debe ser un sitio con espacio y cómodo por si a caso tu pequeña mami a cuatro patas necesita de tu ayuda.

Cesáreas

Hablaremos de la cesárea en profundidad en el siguiente post, que tratará del parto, pero es posible que tu veterinario te proponga una cesárea programada en caso de observar riesgos de distocias o incluso una posible baja contractibilidad uterina. ¡En el vídeo de esta semana os hablaré de todo esto en más profundidad!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s